PREDIF denuncia la situación de una mujer con discapacidad que no puede ejercer su derecho a ser madre

Fátima con uno de sus hijos en Turquía

La reivindicación está respaldada por CERMI Comunidad de Madrid y Fundación CERMI Mujeres.

La Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física, PREDIF, exige a la Comunidad de Madrid que active de forma inmediata los apoyos y recursos necesarios para que Fátima Wadi, una mujer siria con discapacidad, pueda recuperar la tutela de sus hijos e hijas y pueda ejercer su derecho a ser madre, tal y como lo había hecho hasta el momento en el que la familia fue separada. Así lo solicitaron ayer el Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad de la Comunidad de Madrid (CERMI Comunidad de Madrid) y la Fundación CERMI Mujeres (FCM).

Fátima es una mujer con discapacidad física de 36 años, es de Alepo, Siria, y llegó a España huyendo de la guerra con sus tres hijos/as pequeños/as de uno, cinco y nueve años. Cuando llegó a Madrid los acogieron en un centro para personas refugiadas de Alcobendas. A su marido le condenaron a 9 meses de prisión por violencia de género, pena que luego le conmutaron por una orden de no aproximación. Ella estaba entonces embarazada y con tres menores a su cargo. En mayo de 2018, la Comunidad de Madrid decidió que Fátima no podía cuidar bien de sus hijos/as, argumentando dicha decisión por su situación de discapacidad. La Administración asumió la tutela y se llevaron a los/as tres menores a un centro. A ella la trasladaron a una residencia para personas con discapacidad física donde aún reside hoy.

El CERMI Comunidad de Madrid y la FCM disponen de informes favorables en los que se señala que Fátima, con los apoyos necesarios, puede desempeñar perfectamente sus funciones como madre, lo que podría realizarse en un centro de protección para mujeres, por ejemplo, donde pudiera quedarse con su hija recién nacida, para después hacer el reingreso de los otros tres hijos/as.

La situación actual en la que se encuentra esta mujer incumple claramente la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, en la que se reconoce “la importancia que para las personas con discapacidad reviste su autonomía e independencia individual, incluida la libertad de tomar sus propias decisiones”, al igual que se habla de garantizar los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas con discapacidad sin discriminación. Uno de estos derechos es el que tiene cualquier mujer para ser madre.

Fotografía vía Cadena Ser. 

  • Logotipo del IMSERSO, Instituto de Mayores y Servicios Sociales
  • Logotipo del Real Patronato sobre Discapacidad
  • Logotipo del Plan Avanza
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España
  • Logotipo de la Fundación ONCE
  • Obra Social Caixa