Entrevistamos a Jose Perez Tirado, portavoz de las asociaciones de víctimas

Jose Perez Tirado

Participa en la Comisión de expertos para la Reforma del Baremo de Accidentes de tráfico, colaborando para la Reforma del Sistema de Indemnizaciones a las víctimas de los accidentes de tráfico.

¿Qué es el Baremo para accidentes de tráfico?
La primera cuestión importante que la gente debe de conocer es que España es el único país de Europa que tiene un Baremo obligatorio para los jueces. En muchos países, y España lo tuvo también en el año 91, tienen un Baremo orientativo, es decir, un baremo que orienta y que los jueces más o menos lo pueden seguir o no seguir según su criterio porque los casos pueden ser excepcionales.
España lo tuvo también en 1991, pero en cuanto llegó 1995 España dio el paso de hacer un Baremo ya obligatorio. Es decir, los jueces tienen que establecer las indemnizaciones que se publican cada año en el BOE. No se pueden apartar, tienen que cumplir esto. Al igual que un juez, ante un delito, tiene que cumplir el Código Penal, donde se marcan las penas, pues con las indemnizaciones, el juez tiene que cumplir el baremo en accidentes de tráfico.

¿Por qué aquí somos distintos del resto de Europa?
En España, y por eso nace en el 91 el baremo orientativo, el problema era que teníamos demasiadas compañías de seguros, muy pequeñitas y cuando los jueces empezaron a poner indemnizaciones un poco más adecuadas, empezaron a cerrar muchas compañías que no lo podían soportar económicamente.

A diferencia de Europa, donde las compañías son realmente multinacionales muy importantes: Allianz, alemana; Generali, italiana; AXA, francesa… grandes grupos, en España casi cada provincia tenía su compañía de seguros, y estas poco a poco iban cayendo. Entonces, para que no cerraran tantas compañías, se tuvo que hacer un baremo obligatorio con indemnizaciones muy prudentes.

Otro motivo es que España era el país “campeón” en siniestralidad, teníamos un índice muy alto de mortalidad en accidentes de tráfico y muchas lesiones graves. Por tanto, si le juntas a compañías pequeñitas mucha siniestralidad, muchos accidentes, la única forma de poder mantener el sistema es: a mucha siniestralidad, baja indemnización. Esto era la España de principios de los 90. Y por eso, se tiene que pasar en el 95 de un baremo orientativo a ser el primer país que hace un baremo obligatorio y que ha seguido manteniendo durante todos estos años.

¿Qué opinan los jueces? En el resto de países son ellos los que deciden…
Se ha dicho que esto es una cierta desconfianza a nuestros jueces, les decimos lo que tienen que hacer, les marcamos las cuantías en las que se tienen que mover, no les dejamos tanta libertad. Si bien es verdad que en el baremo hay horquillas, el juez puede jugar dentro de ese margen, pero sin poder salirse.

En un principio estos reaccionaron enfadados, pero en estos momentos, veinte años después, puede ser hasta cómodo ¿Cuánto vale un día de baja?
¿Cuánto vale un día en la UCI? El baremo hace más homogéneas e idénticas las situaciones, pero no resuelve las diferencias que podemos tener las personas. ¿Es lo mismo estar 3 días en la UCI que estar 3 días con tres o cuatro operaciones a vida o muerte? Es muy distinto.

¿Este baremo sirve para cualquier accidente?
Lo que es curioso en nuestro país es que como baremo obligatorio, solo lo es para los accidentes de tráfico. Esto quiere decir que los daños no los ha producido un accidente de tráfico, sino que los ha producido por ejemplo, una mala praxis de un médico que se ha equivocado al operar, y tiene las mismas lesiones que en un accidente de tráfico, ahí el juez no está obligado a cumplir el baremo, porque es sólo de y para accidentes de tráfico.

Es evidente que podemos ubicar quién tuvo la paternidad de este baremo, el sector del mundo del seguro de automóvil. Se han dado situaciones en las que por ejemplo, un fallecimiento, producido por una negligencia médica, ha supuesto una indemnización de un millón de euros, mientras que el mismo fallecimiento, de una persona con las mismas características de edad, familia… a la que le ha atropellado un coche, el juez tiene que aplicar el baremo de accidentes de tráfico y no puede ni mucho menos dar la misma indemnización.

Eso nos planteó la duda de si reformar el actual baremo o crear uno nuevo de daños corporales, sea cual sea su origen. Yo creo que si España se decide por un baremo obligatorio, debería ampliarlo a todos los campos.

¿Las cuantías son las mismas desde el 95?
Nuestro baremo se actualiza cada año con el IPC. Desde 1995, a principios de año en enero o febrero (aunque este año se hizo en el boletín del 15 de marzo). Nuestro baremo ha quedado bastante desfasado porque los aumentos del IPC no se ajustan a la realidad de los cambios económicos de la vida. Los incrementos, por ejemplo de este año 2014, son pequeños porque el IPC subió muy poquito. Y la dirección general de seguros, que es un organismo que depende del Ministerio de Economía y competitividad, publica en el BOE las indemnizaciones para que cada año los jueces, las compañías de seguros, las víctimas y sus abogados, conozcan las indemnizaciones que deben utilizarse.

¿Este baremo obligatorio tiene ventajas?
La ventaja de un baremo obligatorio es que permite llegar a muchas transacciones, a muchos acuerdos amistosos. Si uno sabe que el día en el hospital, en 2014, está a 71,84€, pues si uno ha estado 30 días en el hospital y tiene razón, sabe que es esa la indemnización que le van a dar. En España en estos momentos tenemos un nivel muy importante de acuerdos amistosos, en general en el 80% de los casos se llega a acuerdos amistosos sin tener que resolverlos en el Tribunal. En algunas compañías se llega incluso al 90%.

España eso lo necesita, porque nuestros juzgados están muy colapsados.

¿Y si el baremo no es justo con las víctimas?

Aunque se consiguen muchos acuerdos a veces uno se tiene que preguntar a cambio de qué, a veces hay que llegar a un acuerdo porque es lo que dice el baremo, lo cual no significa que sea muy justo lo que dice este baremo. En Alemania por ejemplo, una persona que dispone de un coche de gama alta y tiene que llevarlo al taller por culpa de otro conductor, se le compensa con 95€ por cada día que no puedan usarlo.
Por el contrario, en España, si tienes que estar en la UCI, entre la vida y la muerte, el baremo indemniza con 71€ diarios.

El seguro español, también hay que decirlo, por una guerra de precios del mercado español, es más reducido que el europeo.

¿Pero cuanta es la diferencia? Porque si pagamos la mitad que un alemán y recibimos también la mitad, vale, pero no es lo mismo que si pagamos un tercio menos y recibimos la mitad…

Nuestro baremo necesita mejorar, necesita al menos subir un 30%, en lo que se refiere al concepto cuantías. Parte de un error que hubo, nuestro baremo obligatorio comenzó en 1995, pero nació en el Parlamento en el 94, con los precios del 94, pero lo publicaron en el 95, el 8 de noviembre y alguien se olvidó de aplicar el IPC de aquel año, que era del 4,3%. Pero cuando llegó el 1 de enero del 96, se pensó, “como hace sólo dos meses que ha salido, no hace falta que lo actualicemos” y no se aplicó el IPC, que era otra vez del 4,3%. Por la tanto, debió aumentarse el precio un 8,6%, por lo que el resto de años se han ido calculando sobre una cosa irreal, y hace que en estos momentos debería haber sufrido una mejora entre el 25 y el 30%.

 

Nuestro baremo debería haber mejorado a día de hoy entre un 25 y un 30%

Donde hace más daño este precio tan inferior es en los grandes lesionados y en los familiares de fallecidos, especialmente con cargas familiares, que es donde la posible reforma del baremo va a suponer un cambio más grande. Es donde tenemos que hacer todos un esfuerzo mayor e invertir más. Buscamos un baremo que suba de forma homogénea con el IPC.

¿Qué ocurre con los grandes lesionados fruto de un accidente de tráfico?
En indemnizaciones de lesionados leves no estamos tan distanciados de otros países, sin embargo en personas que tengan secuelas graves, es donde los jueces son más justos o generosos, para que tengan una calidad de vida y una dignidad, de mantenimiento, rehabilitación futura.

Esta es una de las grandes vergüenzas, podríamos decir, de nuestro actual baremo, que no se tengan en cuenta los gastos futuros. Que un lesionado, por ejemplo, cuando sale del hospital de parapléjicos de Toledo, y queda definitivamente con la secuela porque esta no va a desaparecer, para nuestra actual ley dice que no hay gastos futuros. Un nuevo baremo debe reconocer los gastos futuros, reconocer algo tan fundamental como que las prótesis tienen una vida útil y que se deben ir cambiando. Nuestro baremo te paga la prótesis primera, pero no las siguientes.

¿No se contempla tampoco la rehabilitación?
A una persona que quede con una lesión medular, paraplejia o tetraplejia, ya sabemos que es de por vida, pero necesita hacer rehabilitación de mantenimiento por ejemplo, para que no tenga úlceras, para que tenga mejor su musculatura, su estado físico general, respiratorio… Esa rehabilitación no la tenemos, sólo se cubre hasta que, se estabiliza el paciente.

Hasta ahora se tenía que buscar por la Seguridad Social, o por Fundaciones, pero si el hecho originador de ese problema ha sido el accidente de tráfico, debería cubrirlo lógicamente el seguro obligatorio. En España tenemos un seguro obligatorio que cubre hasta 70 millones de euros en daños corporales, sin embargo por un lado cumplimos la normativa europea y tenemos un seguro obligatorio y por otro, hacemos una ley, un baremo interno que limita las indemnizaciones.

¿Qué se valora en este baremo?
Hay tres cosas fundamentales que valora. Hay una tabla muy pequeñita que se llama la “Incapacidad temporal”, cuando uno tiene un accidente pude estar de baja y hay tres tipos de días: días hospitarios, los días impeditivos para tu ocupación habitual, los que estás de baja (el problema surge con las amas de casa, los estudiantes, jubilados… Es por eso que no debemos verlo desde un punto de vista laboralista, sino ocupacional) y los días no impeditivos, los que sigues en tratamiento pero puedes seguir con tus ocupaciones habituales.

 

¿Y si la lesión es de por vida?
Si se consigue un nuevo baremo se pretende subir a cuatro categorías, se piensa en una categoría superior para cuando uno pierde su autonomía, cuando te tienen que dar de comer, vestir… Se ha valorado esta categoría en 100€ diarios.
Te correspondería esa cuantía durante todo el tiempo que estás de baja, porque después llega un momento en el que te dan esa secuela como definitiva. Si necesitas de una tercera persona durante todo el resto de tu vida, eso no se contempla en el actual baremo, si se reconocería esa pérdida de autonomía personal con esta nueva categoría. En el nuevo baremo entrarían nuevos conceptos europeos como es el de pérdida de calidad de vida.

También hay que tener en cuenta que con la situación que vivimos hoy en día, no poder ir a trabajar es hasta peligroso, con tantas personas que viven de contratos temporales. Con lo fácil que es hoy en día rescindir los contratos con una compensación… No es como antes, que la gente se podía “permitir” una baja. Entendemos que es por ello un gran perjuicio.

¿Y para los fallecimientos?
Actualmente el sistema para los fallecidos, que está pensando en el 91, parte de un modelo de familia “tradicional” y está dividido en cinco grupos : Víctima con cónyuge, víctima sin cónyuge y con hijos menores, víctima sin cónyuge y con todos sus hijos mayores, víctima sin cónyuge ni hijos y con ascendientes y víctima con hermanos solamente.

Pero ahora hay más modelos familiares, antes se calificaba el cónyuge como el más perjudicado, ya que se estimaba que sería para toda la vida y se daba por hecho que los hijos serían de esa pareja, pero las situaciones ahora pueden ser totalmente distintas, los hijos pueden ser de un matrimonio anterior por ejemplo.

¿El baremo valora también las secuelas?
Otro concepto son las secuelas, tenemos los días de baja, la incapacidad laboral, tenemos la muerte, y luego viene la indemnización por secuelas. Es cuando los médicos, después de los periodos de tratamiento, deciden que una persona queda con determinadas secuelas. En este caso, en el baremo hay una tabla que va por puntos .

Las edades también van por grupos, y por ejemplo, el grupo de más de 65 es un desastre, es tratar al jubilado muy mal. Un jubilado que tuviera 64 y que tuviera una secuela de 100 puntos le dan 270.000, y al día siguiente, cumplía los 65 y le darían 172.000, por un día pierde 98.000 euros. Esos saltos por edades hay que arreglarlos, deben ir de año en año, uno por uno y de punto en punto. Las tablas serán más complejas pero más justas.

¿Cómo se asignan los puntos?
Estos puntos se valoran según una tabla médica , conocida como la “tabla sexta” o el baremo médico, que esta no se cambia cada año. El baremo salió en el 91 y se cambió esa tabla en 2004. Como la medicina va avanzando creemos que ese baremo médico también debe cambiar. En esa tabla es donde están las secuelas y donde se consigna su equivalencia en puntos.
En estas tablas también existen horquillas y ahí es donde los médicos dependiendo de la gravedad, son los que pueden dar 40, 45 o 50 puntos por ejemplo.

Con el nuevo baremo se pretende mejorar las puntuaciones de las grandes lesiones, porque las pérdidas de autonomía hay que valorarlas mejor. Además queremos que las horquillas sean mucho más cortas, cambia mucho que te den 40 puntos a que te den 50.

¿Y qué ocurre con los gastos futuros?
Actualmente el problema que tenemos es que las personas con grandes lesiones se encuentran con que no se contemplan los gastos futuros. Todo lo que ha gastado durante el tiempo de la baja, las prótesis que ha comprado, la silla de ruedas… eso sí, lo de después no. Y las prótesis tienen una determinada vida útil, deben cambiarse cada cierto tiempo.

Eso es algo que el resto de países nos ha criticado mucho. Actualmente en Europa, las víctimas pueden litigar en su país de residencia (desde 2012) independientemente de dónde ocurra el accidente. Hoy en día se viaja mucho, hay mucho inglés, francés, alemán… que viene de vacaciones a España. ¿Y qué ocurre si tienen un accidente? Hasta 2012 había que litigar en el lugar de los hechos, pero para proteger mejor a las víctimas y que no tengan que desplazarse a otro país para el juicio, los tribunales dieron ese paso, ¿pero qué ley se aplicaría? Hasta el momento se aplica la ley del lugar de los hechos.

Es por esto que se critica fuera tanto nuestro baremo, al existir tanta diferencia con el resto de Europa y por ejemplo, no tener en cuenta los gastos futuros. Las propias compañías aseguradoras son las que ahora quieren que nuestra legislación se modernice y “acercarnos a Europa”. Tenemos que reconocer que nuestra ley tiene grandes déficits.

¿La indemnización incluye las adaptaciones de vehículos?
Nosotros tenemos en la actual ley una indemnización de hasta 28.000€, con el nombre de adecuación de vehículo propio. Pero el problema es, cuando el vehículo no es propio, como por ejemplo en el caso de niños, en el que el vehículo es el del padre, o en muchos casos el accidente le ocurría a un peatón que no tenía vehículo… Cuando se consiga la reforma del baremo, siguiendo criterios de Europa se llamará “perjuicio por incremento de costes de movilidad”. Tendrán más costes de movilidad, ya sea porque tengan que adaptar un vehículo, o porque tienen que utilizar más taxis, u otros transportes.

¿En qué beneficiaría una reforma del actual baremo?
Con la reforma del baremo, hay una gran beneficiada que es la Sanidad Pública. Hay muchos lesionados que necesitan prestaciones hospitalarias. La Sanidad Pública está asumiendo muchos costes futuros, porque muchos lesionados a lo largo de su vida suelen tener por ejemplo muchas úlceras de repetición, que además se les complican. O bien trastornos respiratorios, como las neumonías que son más frecuentes. Todo esto se lo tenía que comer la Sanidad Pública.
 

Más información / Archivos adjuntos: 
  • Logotipo del IMSERSO, Instituto de Mayores y Servicios Sociales
  • Logotipo del Real Patronato sobre Discapacidad
  • Logotipo del Plan Avanza
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España
  • Logotipo de la Fundación ONCE
  • Obra Social Caixa