¿Qué protección o ventajas ofrece el nuevo Convenio Especial de Discapacidad de la Seguridad Social?

 

Se ha aprobado en España el Convenio Especial de Discapacidad de la Seguridad Social para ofrecer a las personas con discapacidad mayor cobertura en el ámbito sanitario y laboral.

 

¿Con qué finalidad?

 

Este convenio es un nuevo instrumento para las personas con discapacidad con especiales dificultades de inserción laboral cuya finalidad es que puedan cubrir por sí mismas en su totalidad o completar sus carreras de cotización a la Seguridad Social. De este modo, podrán acceder a las pensiones de viudedad, orfandad y a favor de la familia.

Con el convenio se avanza en la igualdad y se mejora e intensifica la protección de las personas con discapacidad.

Esta iniciativa beneficiara a más de 34.000 personas con discapacidad y con especiales dificultades de inserción laboral.

El convenio reformista ya ha entrado en vigor, el pasado 1 de abril. Por ello, desde esa fecha, sus potenciales beneficiarios pueden suscribirse a él y les permitirá acceder a las prestaciones de jubilación, muerte y supervivencia sin necesidad de haber acreditado un periodo previo de cotización.

 

Las claves del convenio

 

El convenio especial para trabajadores con discapacidad es un instrumento útil y provechoso para muchas personas con discapacidad, ya que abre las prestaciones contributivas a personas inactivas, que las tenían vedadas hasta ahora. No podrán hacerlo todas las personas con discapacidad, pero para aquellas que sí puedan es una gran ventaja por disponer de más protección social.

No es un instrumento para aplicar linealmente, sino que ha de hacerse según los casos individuales, tras un examen de la situación particular, en unos casos, será positivo, y en otros no.

• Este convenio especial es un plan de pensiones más beneficioso que uno privado. En términos financieros, es una inversión muy rentable ya que la persona obtendrá mayores ingresos que la inversión realizada.

• Es recomendable para personas a partir de 45/50 años (15 antes de la edad de jubilación) para poder recuparar el dinero invertido.

• La personas en esas circunstancias que se acojan al mismo podrán completar un período de cotización que le generará una pensión de jubilación contributiva (al menos la mínima del sistema de Seguridad Social). Las pensiones contributivas son sustancialmente mayores que las no contributivas, a las únicas que tendrían derecho las personas inactivas, siempre que tuvieran más del 65% de grado de discapacidad y siempre que estén en situación de escasez extrema de recursos.
• La cantidad que se ha puesto de cotización mensual es muy baja en relación con la aportación media que empleador y empleado en activo hacen al sistema. Tendrán derecho a las mismas pensiones por mucho menos dinero, ese desfase lo aportará el Estado, vía impuestos, y se calcula en 1.500 millones de euros.

• Este convenio especial es también un gran aliado de personas que han cotizado menos de 12 años y que no son suficientes para generar pensión; con el convenio podrán completar lo que les falta y así generar pensión, de otro modo las cotizaciones de los años trabajados se perderían y no tendrían ningún retorno para la persona.

Requiere que la persona o familia tenga una cierta capacidad de ahorro, para quien no la tenga, no es practicable; esas personas irán, si es que tienen derecho, a las pensiones no contributivas con cuantías menores.

 

Los requisitos necesarios

 

1.Tener 18 o más años de edad y no haber cumplido la edad mínima para la jubilación ordinaria, y residir legalmente en España y haberlo hecho durante cinco años, de los cuales dos deberán ser inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud de suscripción del convenio especial.
2. Tener reconocida una discapacidad que implique especiales dificultades de inserción laboral. Se consideran como tales las personas con parálisis cerebral, las personas con enfermedad mental o las personas con discapacidad intelectual, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33 por ciento y/o las personas con discapacidad física o sensorial con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 65 por ciento.
3. El solicitante debe abonar las cuotas a la Seguridad Social desde la fecha de efectos del convenio, cuantía que en 2013 se ha fijado en 189,65 euros mensuales. La cuantía de la pensión resultante dependería del período cotizado y las bases que se computen. En cualquier caso, tendría derecho la persona beneficiaria a la cuantía mínima, con los complementos de mínimos que le correspondieran.
4.Tienen que encontrarse inscritas en los servicios públicos de empleo como personas desempleadas demandantes de empleo por un período mínimo de seis meses, inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud de suscripción del citado convenio.

 

Fuente: Real Recreto 156/2013, de 1 de marzo por el que se regula la subscripción de Convenio Especial por las personas con discapacidad que tengan especiales dificultades de inserción laboral.

 

  • Logotipo del IMSERSO, Instituto de Mayores y Servicios Sociales
  • Logotipo del Real Patronato sobre Discapacidad
  • Logotipo del Plan Avanza
  • Logotipo de la Fundación Vodafone España
  • Logotipo de la Fundación ONCE
  • Obra Social Caixa